La aventura de mi vida (Mi historia de amor)

Para los escritores el amor siempre ha sido fuente de inspiración. Cuando leemos algún libro y el tema principal es el amor, -pero en especial el amor de pareja- siempre es descrito como algo mágico. Pero no deja de ser cierto que los libros suponen la creación de una experiencia ficticia. Por experiencia propia puedo decir que al final de un buen libro de amor siempre ocurre algo en nosotros, y he llegado a la conclusión de que aunque una no lo haga de manera consciente esas historias de amor nos influencian, y muchas veces nuestros estándares en el amor se elevan a niveles lamentablemente ficticios. Gracias a los novelas de amor, pero en especial a Orgullo y Prejuicio mi hermana Ambar y yo siempre deliramos con conocer a nuestro Sr. Darcy, pero la verdad es que con el pasar del tiempo nos dimos cuenta, de que la vida y el amor no suelen ser como en los libros.

Es por esto que en esta ocasión tan especial para mí me animo a contarles mi única, real y bastante simple historia de amor la cual he titulado “La aventura de mi vida”. Pero ¿por qué aventura? De acuerdo con el diccionario de la RAE “Una aventura es una experiencia de naturaleza arriesgada normalmente compuesta de eventos inesperados, en muchas ocasiones estando presente cierta clase de peligro”, y bueno amigos, para mi el amor es eso: una experiencia de naturaleza arriesgada.

Para organizar mi obra he decidido dividirla en tres partes: El resumen, la boda y los mandamientos.

El resumen

Queridos amigos: soy una señora oficialmente casada.

Ahora mismo ustedes deben tener cara de ¿QUEEEEEEEÉ? y no los culpo, los entiendo. Porque aunque comparto muchas cosas de mi vida en este blog y en mis redes sociales, hay otras que prefiero no compartirlas por mi propia tranquilidad. Siempre he creído que involucrar personas en tu vida personal, es entregarle cierto poder sobre ti. El poder de opinar, el poder de juzgar y el poder de dañar; aunque también hay que reconocer que algunas personas tienen la increíble habilidad de imaginarse cosas y como sea opinan, juzgan y dañan. Pero para evitar especulaciones y darle a algunos lo que tanto desean, voy a contarles esta historia desde la perspectiva de sus protagonistas.

Sí señores, me casé con Crisyael Montilla Martínez. Este tipo y yo nos conocemos hace más de una década, y juntos como pareja vamos en camino a los 7 años. Sobre nosotros conocemos desde lo más simple hasta lo más complicado. Nuestros sueños, nuestros miedos, nuestras fortalezas y nuestras debilidades. Somos de esas parejas que han pasado de todo, desde las alegrías más genuinas, hasta las tristezas más agrias. Pero lo especial es que siempre hemos seguido ahí y nos hemos recuperado luego de cada caída. Si tuviera que describir nuestra relación diría que somos un equipo de alto rendimiento; en pocas palabras somos una especie de “dream team” de las relaciones.

En todos estos años que llevamos juntos, hemos sembrado y cultivado cientos de logros. Desde levantar un creciente imperio de negocios donde somos nuestros propios jefes antes de los 30 años, hasta conocer el mundo tomados de la mano. Juntos hemos construido una relación especial, diferente, pero sobre todo muy fuerte, donde lo más importante siempre ha sido ayudar al otro a ser mejor persona.

Además, en el amor yo solo buscaba 2 cosas: que me quisieran y que me dejaran ser un alma libre. Yo nunca he deseado ser la extensión de nadie, o que alguien sea mi rabo. No pido que me abran puertas, ni que me tomen de la mano. Incluso soy tan rara que ser el centro de atención de una persona me desespera. Yo no necesito que me digan mil veces te amo, ni que me sobrecarguen de atenciones o regalos. Para la gente como yo, sentir el corazón acelerado cuando este hombre y yo nos tomamos de la mano eso es simplemente suficiente.

No les voy a negar que siendo niña soñaba con un cuento de hadas, tipo princesa esperando que la rescaten y por eso siempre terminaba decepcionada, pero no fue hasta hace unos años que entendí, que las historias de amor perfectas no existen, porque la gente perfecta no existe. Para mí, el éxito en una relación se logra cuando encuentras una persona que te entiende, no te juzga, te ayuda a ser mejor, y que no es más que un complemento a lo que tú ya eres. Así que decidí ‘resetear’ mi disco duro en la parte del amor, para así borrar esos estándares en el amor tipo Sr. Darcy que son simplemente ficticios, y decidí comenzar a escribir mi propia historia de amor. Un amor sin estándares, sin influencias y sin reglas, un amor raro para muchos, pero único para mí.

La boda

La boda, tema complicado este. Mis amigos, lamento decirles que no hubo ni habrá fiesta. Lo lamento (por ustedes, no por mí), pero no sucederá. NO HARÉ BODA. Y la única razón es porque como ya les dije, decidí escribir mi propia historia de amor. Lo común es hacer una fiesta, pero en mi historia no habrá boda (al menos por ahora). Sí, me declaro egoísta por no hacer lo que quieren los demás, pero de eso les hablaba cuando les decía que he decidido celebrar el amor a mi manera y no como esta escrito en los libros de buenas costumbres que se inventaron en la edad media. Y aunque suene contradictorio les juro que amo las bodas, incluso tengo 7 tableros diferentes en Pinterest con temas de boda, pero en los últimos meses la vida me ha dado lecciones importantes y la más importante es la siguiente: “Sonia, haz lo que amas todos los días de tu vida porque no sabes cuando será el último”. Ahora mismo hay una muchacha de 15 años que se la están “llevando por la ventana” en un campo de mi país, hay otra que esta camino al altar vestida de blanco y hay otra que se va de viaje, y la que se va de viaje soy yo.

Con el dinero de la boda decidí hacer lo que me apasiona: viajar. Esa es la forma en la que he decidido celebrar el amor. Mi boda tendrá una duración de 18 días, visitaré 2 continentes, y allí conoceré 9 ciudades. Iré a Dubai, Abu Dhabi, Paris, Venecia, Florencia, Roma, El Vaticano, Madrid y Barcelona. Me quedaré en buenos hoteles, comeré en buenos restaurantes, visitaré museos, conoceré las maravillas del mundo, compraré más cucharas (para mi colección) y guardaré esas experiencias en mi memoria por siempre. Y si me dicen que eso lo podría hacer después, les digo que si es por eso también puedo hacer una fiesta después. El orden de los factores no altera el producto. Y esa ha sido nuestra decisión. Solo les puedo asegurar que esta boda al estilo LA TIPA será legendaria.

Los Mandamientos

Como estamos escribiendo nuestra propia historia de amor, hemos decidido establecer nuestros propios mandamientos como pareja, y los comparto con ustedes por si quieren entender un poco más como he decidido vivir el amor.

  1. No necesitamos aprobación de nadie, solo necesitamos sentir el latido del corazón acelerado cuando nos tomamos de la mano.
  2. No necesitamos marcar territorios, porque este amor no tiene banderas ni fronteras.
  3. No necesitamos gritarle al mundo lo mucho que nos amamos, porque preferimos gemir en nuestros oídos el lenguaje del amor.
  4. No estamos obligados a hacer las cosas según “el librito”. Con papel y lápiz en mano escribiremos el de nosotros.
  5. Somos un equipo, y por eso siempre trabajaremos en la misma dirección.
  6. Somos de esas parejas que saben que en el otro encuentran ese ingrediente que a uno le falta.
  7. Siempre seremos dos, nunca uno; por eso siempre conservaremos nuestra individualidad.
  8. Nunca seremos perfectos, pero haremos todo lo posible por hacer al otro feliz.
  9. Siempre lucharemos juntos hasta el final. Y si alguno se da por vencido lo dejaremos ser libre.
  10. Y lo más importante de todo es que prometemos seguir siendo de esa gente rara, que anda por el mundo felizmente enamorada y prefiere no contárselo a nadie, porque así amigos, así la vida en pareja es mucho mejor.

Y ya para finalizar les confieso que con todo el miedo que implica hacer esto para mí, he apostado a esta experiencia de naturaleza arriesgada que es el amor y es por eso la he titulado la aventura de mi vida. Y al finalizar este escrito es que me he dado cuenta de que mi historia de amor no es tan diferente a la de Elizabeth y Darcy, de hecho el ingrediente principal sigue siendo el mismo: un amor mas allá de los orgullos y prejuicios.

Con cariño,

La Tipa (casada).

Posdata para mi ahora esposo: Mi niño, solo te puedo decir gracias. Gracias por todo lo que en silencio haces por mi. Por ayudarme a descubrir dentro de mi a esa mujer valiente que le perdió el miedo a todo y que con ojos cerrados se arriesga a hacer lo casi imposible. Esas frases tuyas como: ¡Tú si puedes! ¡Resuélvelo! ¡Hazlo Sonia!, me han enseñado a ser independiente, fuerte, capaz e invencible. Gracias por enseñarme que el trabajo no tiene hora ni lugar y que las buenas oportunidades no se pueden dejar ir. Por convertirme en tu mano derecha y depositar toda tu confianza en mí. Por decirme NO cuando es necesario, porque se que algunas veces necesito poner los pies en la tierra. Por empujarme a hacer las cosas mejor cada vez que siento que no puedo, eso me demuestra que tú crees en mi talento hasta más que yo misma. Por enseñarme a no conformarme con lo simple, contigo he aprendido que siempre se puede ser mejor. Por darme libertad para explorar y no juzgar mis decisiones por más increíbles que sean. Por acompañarme en silencio cuando sabes que necesito estar sola. Por hacer ruido y levantarme el ánimo cuando necesito compañía. Por complacerme en todo aunque no sea siempre cuando yo quiero, porque cuando las circunstancias no te permiten hacerlo al instante, mis deseos siempre los llevas colgados en tu mente hasta que tienes la posibilidad de complacerlos. Pero más que nada por elegirme para formar este maravilloso equipo. Porque nunca me voy a cansar de decirlo, más que una pareja común y corriente, tú y yo somos un equipo de alto rendimiento.

Con cariño, So.

 

 

Anuncios

Autor: soniacastillo25

Hola Soy So! La Tipa! Cuando escribo vivo. Me podrás encontrar entre lápiz y papel, té, libros un avión y mi mat de yoga.

8 thoughts

  1. ¡Wow! Definitivamente mi articulo favorito de tu blog.

    Concuerdo con lo que dices(la mayor parte) y me encanto la idea de viajar en vez de hacer una boda (asi el dinero lo disfrutan ustedes realmente y no todos los demas) y tambien el hacer sus propios 10 mandamientos jajaja una ocurrencias tipicas de una tipa como tu 😛

    Felicidades Sonia.

    Posdata: ¿Coleccionas cucharas? Mori XD

    Me gusta

    1. Gracias Elvis por leerme, y por compartir tus opiniones. Sobre la posdata te cuento que detrás de esta idea de coleccionar cucharas hay una historia familiar, y sí, colecciono cucharas de todos los lugares que visito. La idea es siempre llevarme un recuerdo físico del lugar que visité, y con ellas estoy preparando un proyecto de decoración para mi casa.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s