La Tipa al Natural

En la mayoría de los países que conforman Latinoamérica y el Caribe las mujeres tenemos la costumbre de andar “arregladitas” como regla básica. Desde que cumplimos 15 años (y algunas veces antes) se nos permite, y en ocasiones hasta se nos obliga a someternos a ciertos procesos de belleza por el simple hecho de andar siempre bonitas y aparentes a la vista de todos. Nos enseñan que “el pelo liso es el pelo bonito y bueno”, y que “el pelo rizo es el pelo feo y malo”; “que las mujeres debemos tener las uñas pintadas” y que “la depilación es una obligación para poder ponerse faldas y pantalones cortos”.

Por experiencia propia debo decir que toda mi vida he odiado ir al salón, y recuerdo como de pequeña me obligaban a estar más de una hora en el secador tratando de secar mi pelo. Lloraba, pataleaba y me quejaba sin parar, y al final mi mama siempre terminaba sacándome antes de haberse cumplido el tiempo indicado. En mi adolescencia tuve una época de rebeldía en la que decidí no ir al salón y siempre usaba el pelo rizo. Luego me sumergí en el mundo del modelaje y los concursos de belleza (sí, yo participaba, y hasta ganaba :D) y todo volvió a ser como antes, andar perfecta era la regla básica.

IMG_8049

Pero el tiempo y la madurez me han dado muchas lecciones y una de ellas es aprender a amarme exactamente como soy. Es por eso que un domingo decidí que no iría al salón y me lave el pelo en casa. Mi pelo tiene un rizado natural, así que ya pueden imaginar como estaba al otro día. El lunes a primera hora lo primero que mi madre me dice es ¿que si me atrevía a ir al trabajo así? Pues le dije que si y me fui.

IMG_1431

Ver las reacciones de las personas con mi pelo natural me hizo sentir un poco ofendida, así que como rebelde al fin, decidí que me pasaría un mes completo sin ir al salón y sin someterme a ningún proceso de belleza con el fin de demostrarles que mi pelo rizado no es feo, simplemente es diferente, y que no usar maquillaje no te hace ver fea, simplemente te ves natural. Suspendí todos los procesos que regularmente realizo, como ir al salón a arreglar mi pelo, hacerme manicura, pedicura, depilarme, deje de maquillarme para ir al trabajo y tampoco lo hacía en las noches para salir. Y debo confesar que no fue fácil.

IMG_1274

IMG_1318

IMG_1373

Con los años, me acostumbre a someterme a todas estas torturas solo por querer encajar. Había olvidado lo bien que se siente no tener que peinarse, no tener que preocuparte porque se te haya levantado el esmalte de uñas a mitad de semana, la verdad es que no extraño el caliente del secador de pelo y mucho menos extraño la tortura llamada depilación. Ahora es que recuerdo por qué odiaba ir al salón de niña, es que simplemente a esos lugares se va a sufrir, y es totalmente cierto el refrán que dice que la belleza cuesta.

IMG_1409

Estas cuatro semanas me ayudaron a entender que ser bonita no significa tener el pelo arreglado o las uñas pintadas. Ser bonita va mas allá. Ser bonita es aceptarte como eres y aprender a vivir con ello, porque el maquillaje solo disimula esos defectos, no los elimina, así que en realidad nunca dejas de ser lo que eres, simplemente te disfrazas.

Les confieso que en realidad no voy a dejar de ir al salón, tal vez vaya de vez en cuando, y nunca voy dejar de usar mi pinta labios rojo que me encanta, pero al menos este proceso me ha hecho entender que ser diferente es de valientes. Todos estos días tuve que enfrentar críticas, tuve que dar explicaciones de porque lo hice, tuve que recibir muchas miradas de desaprobación, y tuve que acostumbrarme a personas que no conocen la palabra disimulo al momento de mirar, pero al final debo decir que valió la pena.

Es nuestro trabajo empoderarnos y hacerles entender a los demás -tanto a hombres como mujeres- que lo que nos hace diferentes es lo que nos hace especiales, te invito a que busque algo que te haga diferente y aprendas a llevarlo con orgullo.

Con cariño,

La Tipa (al natural).

Anuncios

Autor: soniacastillo25

Hola Soy So! La Tipa! Cuando escribo vivo. Me podrás encontrar entre lápiz y papel, té, libros un avión y mi mat de yoga.

4 thoughts

  1. Me encantó tú post! Imagino esos días, seguro que fue difícil. He intentado hacer algo así por un par de ocasiones, pero se necesita mucha fuerza de voluntad y valor para lograrlo y más para recibir las críticas de muchos. Algún día me atreveré; a la vez de lograr una auto aceptación también uno se desentoxica de esos químicos que constantemente consumimos. Gracias por tu post.

    Me gusta

  2. Excelente!! Pase por eso muchas veces en un trabajo que tuve en RD, cuando decidí dejar mi pelo risado, fue todo un escándalo, imaginate trabajaba justo a la entrada del negocio donde iba gente muy “fina”. Pero hay que plantarse y ser auténtica, hacer lo que quieres. Me asombra mucho todavía está cuestión porque es meramente cultural, tengo mas de un año viviendo en Argentina y estuve en un trabajo donde lo raro era maquillarse, es decir no te imponían nada. Solo hay que seguir en algún momento cambiará la mentalidad.

    Me gusta

  3. Una invitación a nosotras las féminas a sentirnos libres y cómodas en nuestro estado natural, somo bellas sin maquillaje lo único que debemos hacer es aprender a proyectarnos y no pensar en los demás, sino pensar en uno mismo y en la libertad de espíritu que crea adoptar tendencias como está.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s