El libro que me costó 100 pesos, pero que me enseñó una lección que no tiene precio

 “Cada día corroboro que lo que se desea, se cree y se proyecta llega a nuestras vidas de una manera u otra” SC.

 Como todos los años, el 31 de diciembre decido compartir mis deseos y proyectos del año nuevo. Desde el 25 de diciembre comienzo mi reflexión y me dedico a pensar en las cosas que anhelo y en lo que no pude cumplir en el año que ya termina. El 31 de diciembre de 2014 compartí con ustedes mis metas, y la número 7 decía: “Aprender más. Este año quiero aprender algo nuevo, entre mis opciones están Yoga o Crossfit”.

 Pues un día cualquiera, sin imaginarme lo que me iba a suceder le comento a mi mamá sobre los propósitos del año nuevo y lo mucho que deseo cumplirlos. Luego de la conversación me pongo a pensar en las cosas que me faltan y en lo que debería hacer para cumplirlas y le digo que comenzaré a buscar lugares donde se practique yoga, porque eso es lo siguiente en mi lista.

 Entre diligencias y trabajo, paso por una tienda donde tienen una oferta de libros (la única oferta a la que no puedo resistirme), me acerco y comienzo a buscar libros, cuando de la nada tomo en mis manos un libro titulado: “La fuerza a través del Yoga”, y el libro solo cuesta 100 pesos.

 Cuando lo vi, mi rostro se ilumino con una amplia sonrisa, y de mí salió una de esas risas espontáneas que hace que los que están a tu alrededor te miren con cara de raro; pero lo que ellos no sabían es que en ese momento entendí que lo que se desea, se cree y se proyecta, llega a nuestras vidas de una manera u otra. Estuve todo el día pensando en el yoga, pensando en mis metas, buscando la manera de llevarlas a cabo, imaginando el momento en el que mi deseo se cumpliría. Proyecté mis deseos en una misma dirección y el destino me puso en frente lo que andaba buscando.

 Definitivamente aprender yoga con un libro no era mi idea original, sin dudas me hubiese gustado unirme a un grupo, tener un instructor y todo lo que uno puede desear, pero tal vez aun no ha llegado el momento, y el libro es la “patadita de la buena” suerte para este proyecto de vida.

 Muchas veces deseamos tanto algo, nos enfocamos en cosas específicas y creemos que la vida nos juega sucio porque no podemos lograr algo de la manera que lo ideamos en nuestra cabeza, pero la mayoría de las veces el destino nos manda señales que dejamos pasar. Y para esta reflexión, qué mejor ejemplo que el chiste que el niño le cuenta a un padre en la película “En Busca de la Felicidad”:

“Un señor se está ahogando en el mar. Pasa un barco y le quiere salvar, pero el hombre lo rechaza diciendo: -muchas gracias pero no es necesario que me socorran, Dios vendrá a salvarme.

Al cabo de un rato, el hombre sigue ahogándose y pasa otro barco que también quiere socorrerlo. Pero el hombre vuelve a contestar que no es necesario, que él es creyente y que está esperando a Dios, El vendrá a salvarlo.

Finalmente el hombre se ahoga y cuando llega al cielo y se encuentra con Dios le pregunta: – Dios, yo he sido un gran creyente y te rogué que me salvases ¿por qué no lo hiciste?

A lo que Dios le contestó: Te mandé dos barcos y no subiste…”

 Algunas veces queremos tanto alguna cosa y enfocamos nuestra felicidad en algo específico que no nos detenemos a disfrutar y a valorar las pequeñas cosas que llegan a nuestra vida. Por eso te digo querido amigo, de ahora en adelante cuando deseas algo en la vida, no tengas miedo de soñar. Te invito a que desees lo que anhelas, luego te invito a que creas que lo puedes lograr y luego a que lo proyectes en tu vida como si fuera una realidad. Pero también recuerda estar atento a las señales, porque hasta una gota de agua que caiga al suelo seco puede hacer la diferencia y lograr un cambio mágico en tu vida. No todo lo que deseemos lo vamos a tener, pero por qué angustiarnos con la tristeza de lo que no podemos tener, cuando tenemos el regalo maravilloso de la vida en frente, y un sol radiante que nos saluda cada mañana dispuesto a acompañarnos en la búsqueda de tus sueños.

 No te detengas y aprende a leer las señales, porque cada día es una caja llena de sorpresas.

 Con cariño

 La tipa.

image2

Anuncios

Autor: soniacastillo25

Hola Soy So! La Tipa! Cuando escribo vivo. Me podrás encontrar entre lápiz y papel, té, libros un avión y mi mat de yoga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s